Activistas van un paso más allá: cuerpos inscritos en el Registro de la Propiedad

Por Clara Elena Martínez

Ayer, los Registros de la Propiedad de los ayuntamientos de Madrid, Bilbao, Zaragoza, Sevilla y Barcelona recibieron unas solicitudes que no esperaban. Un grupo de mujeres, hartas de que “expropien” sus cuerpos, se dispusieron a registrarlos como suyos conforme al procedimiento habitual. Querían poner de manifiesto que sus cuerpos son suyos, y no de nuestro ministro Gallardón ni del resto de varones de PP. Para ellas, y para todas nosotras, el anteproyecto de ley del aborto resulta mucho más irrisorio que el registro de nuestros cuerpos.

Mujeres en Pontevedra sosteniendo sus solicitudes de registro. Fuente: Augusto Metztli

Mujeres en Pontevedra sosteniendo sus solicitudes de registro. Fuente: Augusto Metztli

Esta acción simbólica de protesta ha sido idea de la artista y activista madrileña Yolanda Domínguez, la cual explica que el acto consiste en que “un grupo de mujeres acuden al Registro de la Propiedad de los Ayuntamientos de varias ciudades, para registrar el derecho a la posesión y libre uso de su propio cuerpo. Con el impreso oficial de bienes muebles y hartas de que otros decidan por ellas, pretenden legalizar y dejar constancia de que su cuerpo es suyo y nadie debe impedir ni condicionar su toma de decisiones”.

Se trata de la reivindicación de nuestro derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, el rechazo profundo a una ley que, lejos de evitar que se lleve a cabo este procedimiento, lo relega a la clandestinidad, a las prácticas insanas que se solían cobrar las vidas de mujeres que intentaban decidir sobre su futuro. Yolanda Domínguez sostiene que “somos como una mercancía” y que “nuestro cuerpo es de todos menos nuestro y eso no lo podemos permitir”.

Las reacciones en los Registros fueron dispares. En Madrid, el registrador acordó con las mujeres que se reunirán la próxima semana para lo que a su parecer podía tratarse de sentar todo un precedente legal. Por contra, en Bilbao, donde el acto estaba coordinado por la asociación Mujeres Imperfectas, las activistas fueron informadas de que la solicitud no era aceptada. Trabajadoras de todos los Registros decidieron unirse y completar ellas también solicitudes para registrar sus cuerpos como de su propiedad.

Activistas en el Registro de la Propiedad de Bibao. Fuente: María Seco

Activistas en el Registro de la Propiedad de Bibao. Fuente: María Seco

Para solicitar el registro de la propiedad de un bien, debe incluirse una descripción del mismo, lo que dio pie a que muchas mujeres hicieran un ejercicio de ingenio: “Mi cuerpo es grande y maravilloso. Funciona a la perfección, me encanta como huele. Tiene dos piernas, dos brazos, un útero, dos ovarios […]”

Pero, dejemos a un lado la vertiente anecdótica, esta protesta incide en un pilar fundamental de la que debería ser la situación de la mujer. Se trata de reivindicar que nuestros cuerpos nos pertenecen, ellos, su futuro, su presente, y esto implica el derecho a decidir si estamos listas para dar a luz, si es lo que deseamos. Este grupo de valientes lo ha hecho a la perfección.

Fuentes: El País, eldiario.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s