El machismo durante la adolescencia, una asignatura pendiente

Por: Clara Elena Martínez

En Ellas Son Noticia uno de nuestros principales objetivos es desmontar esa conformidad y desafección que frena la lucha por la igualdad y la erradicación del machismo. No pretendemos desmerecer los logros alcanzados y perseguir quimeras, pero muchas veces infravaloramos lo críticos que son algunos problemas en los que tendemos a considerar que hemos hecho un progreso mayor del real y efectivo. Este fenómeno de sobrevaloración de las conquistas igualitarias es muy peligroso, y uno de los ámbitos en los que más se manifiesta es en el machismo durante la adolescencia.

Creemos que las nuevas generaciones de mujeres y hombres nacidos en una sociedad ahora más abierta, equitativa y democrática no arrastran las lacras de antaño, y no es así. Solo en un año, del  2011 a 2012, los procesos judiciales por violencia machista en adolescentes se han incrementado un 30%. Según la Memoria de la Fiscalía General del Estado de 2013, han pasado de 473 a 632.

Ahora, las relaciones son cada vez más tempranas (13 años) y con ellas también los patrones de conducta machista. Susana Martínez, presidenta de la Comisión de Estudio de Malos Tratos a Mujeres, explica que “en los jóvenes se reproducen roles que creíamos superados. Patrones en los que el chico es el dominante y ejerce esa dominación a través del control, y la chica adopta una actitud sumisa o complaciente”.  Estos patrones derivan muchas veces en conductas violentas, pero aunque no lo hagan siguen siendo una lacra. Tal y como sostiene Ana Bella Hernández, presidenta de una fundación de mujeres supervivientes a la violencia de género que lleva su nombre, “aunque no lleguen a ello [la violencia machista], esas relaciones están impidiendo que las chicas se desarrollen como agentes activos de la sociedad”

Campaña contra la violencia de género en adolescentes. Fuente: Google Imágenes

Campaña contra la violencia de género en adolescentes. Fuente: Google Imágenes

Así pues, un estudio de 2010 sobre violencia de género en adolescentes llevado a cabo por el Ministerio de la Igualdad desveló que un 33,5% de los chicos cree que los celos son una expresión del amor, como lo hacen también un 29,3% de las menores. El 12,2% de ellos y el 5,8% de ellas piensan que para que una relación de pareja funcione es recomendable que la mujer evite contradecir al hombre. Un 21% de los adolescentes opina que los hombres no deben llorar. Uno de cada cinco ve con buenos ojos que los chicos salgan con muchas chicas, pero no al revés. Más preocupante aún, el 12,8% no considera maltrato las amenazas n caso de que la pareja quiera romper la relación.

Además, ahora los adolescentes se incorporan cada vez más temprano al uso de las redes sociales y las nuevas tecnologías de comunicación, lo que implica muchas veces un uso inmaduro y abusivo de ellas. El 25% de las chicas asegura que su novio o exnovio la controla a través del móvil. “El WhatsApp, los mensajes y las las redes sociales se usan para saber en todo momento dónde está el otro y su actitud. Después, cuando la relación se rompe también se emplean como instrumento de acoso”, afirma la presidenta de la Comisión de Estudio de Malos Tratos.

Whatsapp se ha convertido en una herramienta de control entre los adolescentes.

Whatsapp se ha convertido en una herramienta de control entre los adolescentes.

Todo esto queda reflejado en las cifras: el 4% de las adolescentes de entre 14 y 19 años han sido agredidas por su pareja o ex pareja; y casi una de cada cuatro admite ha sido controlada  hasta el punto de imponerse con quién pueden hablar o cómo deben vestir. Explican que además este control se ejerce normalmente vía Tuenti o Whatsapp.

Carine Sánchez, trabajadora social en Málaga experimentada en proyectos con menores, explica que el machismo se está incrementando entre estos. «Trabajamos con chicas que no salen un fin de semana porque él ha trazado planes con sus amigos y se enfada si ella hace lo propio; que tienen que revisar su atuendo antes de salir de casa, que viven controladas por llamadas constantes de sus parejas… y que tienen interiorizadas ideas caducas como que son ellas las que han de asumir las tareas domésticas o que los celos responden al amor verdadero ».

Todo ello pasa factura a las jóvenes. Según la OMS , a partir de los 13 años las chicas son mucho más propensas a sufrir trastornos psicológicos que los varones,  y además estos suelen ser más severos que los que les afectan al ellos.

Ángel Peralbo, psicólogo en el gabinete Álava Reyes y autor del libro ‘De niñas a malotas’, sostiene que la clave para que las menores no caigan en la espiral del machismo es reforzar su autoestima y su inteligencia emocional. Los expertos alertan de la preocupante falta de una educación afectiva en los colegios que tumbe los estereotipos que se siguen transmitiendo a los jóvenes. También echan en falta muchas veces una mayor implicación de las familias. Peralbo explica que «hemos descuidado la inteligencia emocional en favor de la formación curricular y no hemos favorecido la responsabilidad, la independencia, el juicio crítico o la tolerancia a la frustración. Concedemos mucha importancia al resultado, pero no al método y los valores que hay que cultivar para lograrlo ».

Fuentes: El País, El Correo, El Blog de Elisa Docio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s