Cuando los estereotipos nos encasillan

Por Yolanda Marín (@YolandaMV94 y @YolandaUV en Twitter)

Las mujeres son el sexo débil. Las mujeres no saben conducir. Las rubias son tontas. Si un chico se lía con varias chicas es un macho, pero si lo hace una chica es una golfa. Estos son algunos ejemplos de tópicos y estereotipos que encasillan a las mujeres cada día, todos ellos infundados.

Los estereotipos son ideas aceptadas por la sociedad que llevan a la generalización de determinados prejuicios, sin tener en cuenta las cualidades de cada persona. Es decir, metemos a todos en un mismo saco sin pararnos a pensar que cada persona tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Hay estereotipos tanto para hombres como para mujeres, pero los femeninos suelen dejar a la mujer en plano de sometimiento.

Según la revista de investigación educativa «Los estereotipos nos recuerdan que los comportamientos femeninos deben ser cariñosos, amables, dadivosos, dóciles y sometidos, a menudo, al poder del varón (Froufe, 1997). Del hombre, en cambio, esperamos un carácter duro, agresivo, fuerte, que adopte un papel activo ante la toma de decisiones. […] El creer que los hombres tienen cualidades prestigiosas como la razón, la objetividad, la independencia o la autoridad, mientras que las mujeres tienen cualidades poco valoradas socialmente como la emoción, la irracionalidad, la dependencia, la pasividad, etc., es lo que les confiere el carácter sexista».

Ya hemos dicho que los estereotipos son preconcebidos. Pero, si es así, ¿cómo surgen? ¿por qué nos envuelven?

Cómo adquirimos los estereotipos

Los estereotipos se nos inculcan desde la infancia. Ya empiezan a aparecer con la simple elección de colores según si eres niña (ropa rosa) o niño (ropa azul). Tal vez sea por eso por lo que muchos chicos no se compran ropa rosa, porque es “símbolo de feminidad”. Desde pequeños se regala a los niños coches, motos, balones de fútbol,… mientras que las niñas reciben muñecas y artículos de belleza. Con esto no quiero decir que las niñas dejen de lado a las barbies y los niños no jueguen a fútbol, simplemente digo que estos tipos de juguetes van orientados a un determinado sexo y contribuyen a perpetuar los roles. Por suerte hay iniciativas que contribuyen a cambiar los estereotipos femeninos, como bien indica el anterior artículo de mi compañera Clara Elena Martínez “Goldieblox, un juguete para las niñas que quieren ser ingenieras“.

A lo largo de nuestra vida tenemos un estereotipo muy claro: la mujer ama de casa, rol que siempre se adjudica a las mujeres porque el hombre era el que trabajaba, el que traía dinero a casa. Pues bien, ¿qué pasa ahora si las mujeres también trabajamos? Desde que la mujer comenzó a acceder a puestos de trabajo, algunos hombres tomaron conciencia de que debían ayudar en las labores del hogar; pero estos hombres escasean. Lo que sucede la mayoría de las veces es que la mujer desempeña tanto su trabajo como el del hogar, cuando debería repartirse entre todos los miembros de la familia deberían repartírselos. Por suerte siempre podemos encontrar excepciones, e incluso casos en los que las tareas domésticas las desempeña solo el hombre, pero esto no es lo común.

Ama de casa. Fuente: www.telemundo51.com

Ama de casa. Fuente: http://www.telemundo51.com

Todo lo que he mencionado hasta ahora es aplicable a la típica pareja hombre-mujer, que es en la que se han establecido estos estereotipos de labores del hogar, ya que en las parejas homosexuales estas discriminaciones entre hombre y mujer no pasan, pero sí que puede darse el caso de que un miembro de la pareja tome un papel “femenino” y el otro uno “masculino”, ocasión en la que también se percibe este papel.

Los estereotipos infundados

-Las mujeres son el sexo débil, primer estereotipo infundado. Las mujeres no somos débiles por ser mujeres, esa la primera. Que una persona sea débil o no dependerá de su condición física, su propensión a enfermedades,… Pero la sociedad no solo considera a la mujer débil por sus cualidades físicas; esta idea suele surgir por la condición de subordinada al hombre que ha tenido a lo largo de la historia. Afortunadamente, esto está cambiando cada vez más, pero aún queda mucho para que desaparezca definitivamente.

-Las mujeres no saben conducir. El motivo de este estereotipo no lo conozco. Supongo que vendrá de cuando los coches eran cosa de hombres. En cualquier caso, este tópico está desmentido por parte de la DGT, que afirma en uno de sus informes que el 79% de los sancionados en 2011 eran varones.

Pantallazo de comentarios sobre la mala conducción de la mujer en la web. Fuente: Elaboración propia

Pantallazo de comentarios sobre la mala conducción de la mujer en la web. Fuente: Elaboración propia

-Las rubias son tontas, otro estereotipo. ¿Por qué el color de pelo condiciona tu inteligencia? ¿Por qué si eres rubia estás destinada a que se te considere tonta? Este tópico viene de la imagen que tienen los hombres de que las rubias son sexys y atractivas y, ya que los guapos son tontos (otro estúpido estereotipo), las rubias son, por ende, tontas.

    • Y ¿por qué los guapos son tontos? Tal vez este estereotipo surge a raíz de que se supone que los guapos ya tienen la vida “solucionada” por su belleza física, y no necesitan cultivar su mente, mientras que los “feos” tienen que hacer uso de su inteligencia para realizarse, encontrar pareja, trabajo,… Todo esto está muy generalizado y, en mi opinión, son patrañas.

-Si un chico se lía con varias chicas es un macho, pero si lo hace una chica es una golfa. A ver,… ¿por qué es así? ¡Si han hecho exactamente lo mismo! Algunos hombres se escudan en que las mujeres tienen muy fácil conquistar a cualquier hombre, ya que éstos son muy calenturientos (otro tópico más para la lista) y, en cambio, liarse con varias mujeres es una tarea de seducción y galantería por parte de los hombres, por lo que les da puntos a favor. Yo lo que pienso es que el motivo es una concepción machista que se da desde siempre, en la que las infidelidades de una mujer a su pareja se veían como algo espantoso, mientras que las de un hombre a su esposa era algo común. Ya sé que esto no son infidelidades porque no estás atado/a a ninguna de las personas con las que te has liado. Pero esa concepción de que una mujer no debe liarse con varias personas en una noche sino ser fiel a una de ellas sigue presente.

Ojo, con esto no estoy defendiendo que nos liemos con 20 personas en una noche. Digo que debería considerarse de la misma forma a la mujer y al hombre que lo hacen. Que se califiquen de héroes o guarros no es la cuestión, lo es que se traten por igual.

Podéis ver más estereotipos desmentidos en un artículo de ABC de 2012 (click aquí)

Los estereotipos demostrados

Hay que reconocer que sí existen algunos estereotipos que han aparecido a partir de diferencias entre hombres y mujeres como son las diferentes conexiones cerebrales, por lo que tienen un fundamento científico . Así pues, se confirma que los hombres tienen mejor percepción espacial y coordinación, mientras que las mujeres poseen más habilidades sociales, tienen más memoria y son capaces de hacer varias cosas a la vez.

La perpetuación de estereotipos: el caso publicitario

Que la publicidad perpetúa los estereotipos de la mujer no es ninguna novedad. En los anuncios destinados a mujeres salen jóvenes atractivas que se maquillan, se ponen crema, anuncian una colonia o van a la peluquería. Cuando las mujeres que salen no están idealizadas se las representa limpiando la casa o promocionando los productos de limpieza que usan. En cuanto a la publicidad para hombres, los anuncios que promocionan motos o coches solían ir acompañados de sinuosas mujeres. Pero esto no es nada comparado con los anuncios machistas de los años cincuenta en España.

Actualmente la publicidad está rigurosamente tratada, ya que se sabe que influye en gran medida en la población que la ve. Por ello, todo tipo de anuncios son supervisados para que no incumplan leyes que les obligan a no hacer, entre otros, un uso de la imagen de la mujer que perpetúe el paradigma sexista. Pero a pesar de esta rigurosidad todavía hay algún que otro anuncio que escapa a este control, como es el caso del nuevo anuncio de Ford, por el que desde EllasSonNoticia se ha pedido su retirada.

Hay quienes están adaptando su publicidad a un mundo más equitativo entre géneros. Es el caso de la serie de fotografías Men que fotógrafo israelí Nir Arieli realizó el pasado agosto, una serie de retratos en las que mostraba a hombres en poses publicitarias calificadas como femeninas. También Dove muestra a mujeres reales para promocionar sus anuncios, muy alejadas de los cánones de belleza publicitarios y destinadas a las verdaderas consumidoras de sus productos.

Campaña de concienciación de Dove. Fuente: unapausaparalapublicidad.com

Campaña de concienciación de Dove. Fuente: unapausaparalapublicidad.com

Los estereotipos en el trabajo

No podían faltar los estereotipos en el ámbito laboral. Ya de primeras se suele contratar a menos mujeres que a hombres porque “siempre se ponen malas”, se quedarán embarazadas y se darán de baja, tienen que atender a las labores del hogar y el trabajo solo lo utilizan como un pequeño extra al dinero que consiguen los maridos, etc. Si son contratadas, su salario se ve más disminuido que el de los hombres por un mismo trabajo. De hecho, este año en España se ha calculado que ganan un 22,55% menos de media al año por un trabajo de igual valor. En situación de crisis, además, las mujeres son las primeras en ser despedidas: este año el número de hombres parados ha  crecido en 49.100,  mientras que las mujeres paradas han aumentado en 235.400.

La sociedad debe dejar de lado estos estereotipos y calificar a las personas por cómo son realmente y cómo trabajan. El hecho de ser mujer no debería significar una bajada de salario ni dificultades para acceder al mercado laboral deseado. Tampoco debería condicionar nuestra forma de vida en el hogar, ya que las tareas domésticas no tienen por qué ser cosa solo de mujeres. Se está consiguiendo aumentar la igualdad en algunos ámbitos y la concienciación de la sociedad, pero todavía queda mucho camino que recorrer.

Anuncios

5 pensamientos en “Cuando los estereotipos nos encasillan

  1. Pingback: Entrevista a Carolina Moreno, investigadora, profesora y, sobre todo, mujer. | Ellas son noticia

  2. Es cierto que los estereotipos se inculcan desde la infancia. Basándome en mi experiencia personal os cuento un recuerdo de mi niñez que ha resurgido tras leer este post.
    Cuando éramos pequeños, mi hermano y yo, jugábamos, como buenos niños que éramos, a zurrarnos, literalmente. Sin embargo el juego terminaba cuando mis padres le decían a él “Vale ya, que le vas a acabar haciendo daño” y ahí es donde yo me pregunto ¿por qué él a mí?. Yo tengo un hermano mellizo, el único factor que nos diferencia es el sexo, ya que por lógica, edad, raza y genes son los mismos. Con esas palabras ya comenzaban a meter en mi cabeza ideas donde el sexo y la fuerza están directamente relacionadas A una edad en la que ninguno de los dos había desarrollado notablemente sus músculos ¿yo no habría sido capaz de hacerle daño por ser mujer?. Sé que esto no es culpa de mis padres, pues siempre han tratado de tratarnos y juzgarnos de forma equitativa, sin embargo la sociedad incluye estos estereotipos de forma subliminal en nuestros cerebros de modo que se reflejan en comentarios tan simples como “cuidado, no le vayas a hacer daño a tu hermana”

  3. Cuando he leído el post me ha parecido muy interesante, ya que muy a nuestro pesar hoy en día hay personas que siguen pensando así.
    Hay que empezar a cambiar la mentalidad para evolucionar como personas, ya que si no lo hacemos seguiremos estancados en una sociedad machista.

  4. No puedo estar más de acuerdo, la sociedad debería replantearse todos esos estereotipos ya que lo unico que se consigue con ellos es que las mujres no podamos avanzar para lograr, por fin, la igualdad de sexos; además de poder ser como una misma quiera, sin influencias marcadas por los estereotipos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s