Hollaback!: El Cazador cazado

Por Laura Martínez

Supongo que todas las mujeres habremos oído por la calle algún silbido acompañado de mirada lasciva, algún comentario fuera de tono, incluso habremos visto algún acercamiento un tanto sospechoso. Para algunas puede que sea un halago ese piropo inofensivo, para otras, puede llegar a ser acoso. ¿Dónde está el límite entre piropo y el hostigamiento?

La respuesta a esta pregunta parece que no está nada clara para ninguna de las dos partes de esta historia y eso genera gran inseguridad para muchas mujeres en la mayoría de países. Una persona no puede acudir a la policía (o al menos obtener resultado) porque alguien desde el otro lado de la acera la mire de una forma un tanto siniestra. Sin embargo, si que puede coger su smartphone,  tomar una foto del individuo en cuestión y publicar un post en Hollaback!.

Una de las acepciones que tiene en inglés el término Hollaback es “alguien que permite que la gente lo trate como un felpudo” es como “una persona cualquiera”.

En Hollaback “Creemos que lo que cuenta específicamente como acoso en la calle está determinado por aquellos que lo experimentan”, dicen en su sitio web y consideran que se deben proteger a los colectivos más vulnerables de este tipo de prácticas. Sus estudios confirman mi suposición, ya que según los mismos entre el 80 y el 90 por cien de las mujeres han sufrido alguna vez acoso en las calles.

Esta red social se creó por siete mujeres  neoyorkinas hace cinco años a raíz de la experiencia de Thao Nguyen. Nguyen publicó en Flickr,y posteriormente en el Daily News, la fotografía y la historia de un hombre que se masturbaba en el metro mientras la miraba, ante la negativa de la policía de actuar. 

Hollaback en el mundo

La web que ya funciona en 50 ciudades de 17 países, especialmente en Sudamérica, permite subir fotografías, colgar vídeos o  marcar en el mapa el punto de la ciudad en el que se ha producido el acoso, además de acompañarlo con un texto en el que se relata con pelos y señales los detalles del asunto en cuestión.

Gracias a la financiación de los donantes, Hollaback! también realiza proyectos de investigación como ‘Acoso en los campus universitarios’, ‘Acoso en espacios públicos en Polonia’, o ‘Respuestas sindicales al acoso en Nueva York’, entre otros.

El proyecto lanza muchos mensajes, aunque yo me quedo con este: El silencio provoca que los autores sean conscientes de que no tendrán que rendir cuentas y siguen acosando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s